Presidenta de ENAP renuncia a su cargo tras cuestionamientos de contraloría por el Puente Chacao cuando era ministra de Obras Públicas

María Loreto Silva lideró la cartera de Obras Públicas en el primer gobierno de Piñera, Contraloría evidenció un «vacío legal» respecto a la legalidad de sus acciones en el contexto de la construcción del Puente de Chacao.

Publicado el 27 junio 2020
María Loreto Silva Rojas renunció a la presidencia del directorio de la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP), todo esto tras un dictamen de Contraloría respecto a posibles conflictos de interés de Silva.

Un docuimento enviado  a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) como un “hecho esencial”, da cuenta de que la hasta ayer presidenta del directorio de ENAP presentó su renuncia con efecto inmediato, y fue firmada por el gerente general de ENAP, Pablo Sufán González.

Así, la ex ministra de Obras Públicas (MOP) en el primer gobierno de Sebastián Piñera, deja el cargo que asumió en marzo de 2018 en medio de cuestionamientos por posibles conflictos de interés, atribuidos a sus vínculos con abogados de la empresa que construye el Puente Chacao.

Cuando fue ministra de Obras Públicas desde 2012 a 2014 María Loreto Silva promovió la construcción del puente Chacao que unirá Chile Continental y la Isla Grande de Chiloé. Una de las principales polémicas en torno a la obra se gatilló a fines de 2019, cuando se reveló que Silva es socia del estudio de Jorge Bofill, un importante abogado del foro, quien a su vez patrocina a la multinacional coreana Hyundai en sus litigios con el Estado por la construcción del mega viaducto. Además, el hijo de Jorge Bofill es asesor jurídico del MOP.

Por estos vínculos y cruces, la Contraloría emitió un duro dictamen cuestionando a María Loreto Silva. El dictamen del organismo explica que si bien la ley no regula la participación de un funcionario público en sociedades profesionales, “en la que uno o más de sus socios asumen la representación de terceros (…) en contra de un organismo (…) del Estado”, de todos modos el hecho implica una situación contradictoria.

“(…) conforme a la información que se ha tenido a la vista, doña María Loreto Silva Rojas, aparece vinculada a la sociedad “Asesorías Bofill Escobar Limitada, a través de Asesorías MLSR SPA, como también sucede como también sucede que don Jorge Bofill García (hijo) quien se relaciona con aquella con la sociedad, por medio de Asesorías e Inversiones BG”, agrega el documento.

El hecho, detalla la entidad fiscalizadora, “podría conducir al absurdo de que el funcionario se abstenga de patrocinar tales causas y eventualmente reciba utilidades provenientes de la sociedad en la cual participa”.

En otras palabras, continúa el dictamen, se produce “una situación de elusión de la ley”. Sin embargo, a renglón seguido, reconoce que existe un vacío legal que va más allá de la ley que no obliga de manera expresa a evitar este tipo de conflictos, por lo que recomienda que sea “remediado por la vía legislativa”.

La entidad revisora requirió información a Silva, quien respondió que no existen “inhabilidades o incompatibilidades para el ejercicio del cargo de directora de la ENAP”. Sin embargo, en horas del viernes se conoció su renuncia al cargo.

Señal en vivo
+ Leidos